lunes, 28 de noviembre de 2011

Las marcas del rock and roll: Product placement en la música (Parte 1)

Quizá no sea acertado hablar de product placement, porque en realidad no lo es. Ni se trata de una forma de publicidad encubierta. Pero, ¿quién no ha tarareado alguna vez aquello de "qué difícil es hacer el amor en un Simca 1.000"? (Qué difícil es hacer el amor en un Simca 1.000, Los Inhumanos).

Compañías y productos están presentes en letras de canciones. En la mayoría de los casos, son menciones "involuntarias" desde el punto de vista comercial. No hay un acuerdo entre anuncitante y músico para convertir la estrofa en soporte publicitario. Y sin embargo hay cientos de casos curiosos: letras, títulos de canciones y hasta nombres de grupos que tuvieron como origen una marca comercial.

"Las Rayban no te dejan ver las lágrimas" es la primera estrofa de una canción de Quique González (Hasta que todo te encaje, Quique González) y la culpable de escribir este post, cuya idea surgió al escuchar su disco Daikiri Blues durante un viaje. Posiblemente este tipo de mención sea fruto del rigor literario (la canción así lo exigía) o simple afinidad del autor hacia la marca.

Porque marcas atractivas para el rock and roll las hay. Y si no que se lo pregunten al "viejo Cadillac segunda mano" de Loquillo, que unos versos después decía "quizás el Martini me ha hecho recordar, nena"
. Por cierto, una canción que lleva por título la marca (Cadillac solitario, Loquillo).


Que conste que esta relación entre marcas y canciones no es cosa de una generación, ni es algo exclusivo de un sector musical. Salpica tanto a la música comercial* - "me di un piñazo con un Seat Panda" (La raja de tu falda, Estopa) - como a los grupos más indies - "y he leído en el Marca que se ha lesionado el niñato" (Un buen día, Los Planetas).

Precísamente, la prensa deportiva está en el punto de mira de los artistas, aparte de Los Planetas. Eso sí, hay que decir que Gabinete Caligari y el propio Quique González son más del As. "El camarero está leyendo el As con avidez" nos contaba Jaime Urrutia (El calor del amor en un bar, Gabinete Caligari). Mientras Quique confiesa que prefiere un "desayuno en el bar leyendo el As, hay una rubia cargando el rifle" (Su día libre, Quique González).

Existen algunas relaciones que resultan imposibles o, como mínimo, impredecibles. ¿Alguien habría vinculado McDonalds con Andrés Calamaro? "Hoy me como tu Big Mac" cantaba el gran Andrés al inicio del disco El Salmón (Out put In put, Andrés Calamaro), quien años atrás dijo "no me falta un Farias entre los dientes" (El tercio de los sueños, Andrés Calamaro).

Pero si hay un grupo aventajado en esto de las menciones ese es Circodelia (por cierto, gran banda sobre el escenario). Aquí tenéis 3 fragmentos de una misma canción: "vestías un traje de Zara que imita un diseño de Versace(...) tomamos unas Fantas(...) cenando en el Vips que hay en Gran Vía" (Vino y flores, Circodelia).

Aún hay más. "Tengo Martini" y "uso calzoncillos de Calvin Klein" son dos fragmentos extraídos de Las chicas de las canciones, tema con el que Circodelia se dieron a conocer (Las chicas de las canciones, Circodelia). En otra canción del mismo álbum hablan de "chupas vaqueras de D&G" o "sólo compro revistas raras de la FNAC" (Jóvenes creadores, Circodelia). Todo un tratado de "publicidad involuntaria".

Ya lo dijo Alaska en los 80, "quiero ser un bote de Colón y salir anunciado por la televisión" (Bote de Colón, Alaska y los Pegamoides). Christina Rosenvinge tampoco se libra de la fiebre de las marcas "la evidencia en gotas cae por mi jersey de Prada" (La distancia adecuada, Christina Rosenvinge). Y curioso resulta que un grupo de rock declarado en múltiples ocasiones "antisistema" tome su nombre de una marca: Celtas Cortos.

El rock tiene sus caprichos y ya sabemos de qué marca son.



Ver Parte 2: Las marcas del Rock and Roll: Los bares de las canciones.

2 comentarios:

imgranados dijo...

Muy buen post Diego :-) Podemos decir que los artistas son hijos de su tiempo, sobre todo si hablamos del pop, la cultura popular que retrata la cotidianeidad y la eleva a la categoría de arte.
Estoy deseando de leer la segunda parte y recordar viejas canciones que nunca pasan de moda...
Un abrazo

Lo cierto es que dijo...

Muchas gracias por tu aportación Nacho, no se puede resumir de mejor forma. Un abrazo!