martes, 6 de octubre de 2009

Las relaciones "invisibles" de los blogs: Lo que hay detrás

¿Deben los gobiernos meter mano a los blogs? ¿Es necesaria una Ley que regule su ejercicio? En Estados Unidos ya han tomado partida y la respuesta es sí. Hoy he leído en el Navegante (cada día más escondido en la web de El Mundo) que "la Comisión Federal de Comercio de Estados Unidos ha aprobado una directiva que impondrá multas de hasta 11.000 dólares a aquellos autores de blogs que no informen de su relación con anunciantes".

Hablemos claro. No creo en la objetividad del periodismo (lo dije). Es hipócrita. Cualquier medio de comunicación tiene un punto de vista particular y concreto. Desde el mismo momento en que un cámara recoge una imagen se está acotando, delimitando la visión del "mundo" y decidiendo lo que es y lo que no es noticia. Para que exista "objetividad", exigiría a los medios de comunicación transparencia. Les obligaría a mojarse. Porque los ciudadanos tienen derecho a saber quién les está informando. Excepto que tengas curiosidad por saber lo que hay detrás, casi nadie (y es triste) se plantea este tipo de cuestiones.
Y no me refiero al debate "es que El Mundo son del PP y El País del PSOE". Consumimos contenidos, los digerimos, sin ir más allá.

Esta opinión (personal) la trasladaría al mundo del blog (con matices). Por supuesto que hay gente independiente que cuenta lo que le parece y según le viene en gana (posiblemente la gran mayoría). Pero también hay blogs con intereses, partidistas, y que tienen establecidas relaciones "invisibles" con marcas comerciales. ¿Cuál es el escenario? Compañias que envían productos para que los testeen blogueros. Blogueros que prueban esos productos y después hablan (libremente) de ellos en su blog. Internautas que leen la opinión del bloguero en relación a dicho producto. Hasta aquí es sencillo de entender, pero la trama se complica.

Veamos un ejemplo. Soy lector (desde hace años) del blog de tecnología Tu Experto. Incluso en ocasiones he colaborado con ellos (y con otros blogs). Desde la agencia de comunicación (donde trabajaba) les facilitábamos gadgets (de una marca concreta) para que los probaran. ¿Qué había detrás? El interés de una empresa que deseaba que sus productos aparecieran en Tu Experto, ya que son considerados prescriptores para el público objetivo de dicha compañía. Es más, posiblemente la presencia y las opiniones vertidas en el blog podrían incidir en una deción de compra (palabras extraídas de una conversación con un director de marketing).

Demos otro paso más. Tu Experto tiene publicidad. Casi siempre del mismo anunciante (o al menos yo encuentro siempre a los mismos), ACER. Sigamos. Tu Experto tiene una sección titulada Guía de Compras (que nos remite a un lugar llamado Tus Equipos). En esta sección nos dan consejos, por ejemplo, para comprar un netbook. Curiosamente, y aunque aparecen mencionados equipos de diferentes marcas, te quedas con la sensación de que los netbooks de ACER son los recomendados (ojo, es mi sensación nada objetiva). ¿Casualidad? ¿Simple afinidad con la marca? ¿Acuerdo entre Tu Experto y ACER para la redacción de contenido editorial dirigido a destacar los productos de una marca? ¿O es que realmente ACER son los mejores?

Que cada uno saque sus conclusiones. En Estados Unidos ya las han sacado y han decidido que este tipo de actividades, como la de Tu Experto, serían ilegales si no se menciona "LO QUE HAY DETRÁS". ¿Se está limitando la libertad de expresión o se está obligando a los blogs a que sean transparentes? ¿Tú qué opinas? Lo único que tengo claro es que la línea que diferencia el mundo blog del mundo de los medios de comunicación (tradicionales) está muy difusa. Espero que se hable de estos temas en el EBE (Evento Blgo España) y FICOD (Foro Internacional de Contenidos Digitales). Me voy a leer Tu Experto.

1 comentario:

Raquel Cortázar Lazárraga dijo...

Completamente de acuerdo con la ley que se ha aprobado en EEUU. Creo firmemente que hay que ser transparente a la hora de publicar contenidos. El lector tiene el derecho de tener toda la verdad y la información en su mano y el blogero la obligación de darsela.
Ahora bien, creo que para opinar de un producto es necesario que el blogero (o quién sea) lo pruebe. Para ello, veo normal y apoyo, que las compañias cedan sus productos para que luego sean comentados. Hasta aquí bien. A partir de aquí, creo que debería ser un simple intercambio, yo te doy un producto y tu lo comentas, tanto para bien como para mal, con total libertad, no dejandose llevar por la publicidad que la compañia pueda poner o no en el blog.
No ha de haber trato de favor. Si una compañia decide meter publicidad en un blog, ha de ser porque hay un estudio detrás que resalta que los visitantes de la página son público objetivo de la empresa, o por la cantidad de visitantes del blog o porque simplemente les conviene; no porque el blogero les de un trato de favor.
Un poco de transparencia vendría bien a la hora de dejarnos llevar e influenciar a la hora de la compra.