martes, 19 de octubre de 2010

¿Cuándo una marca se convierte en icono?


¿Cuándo una marca se convierte en icono? Esta es la pregunta que ayer encontré en una valla publicitaria. El claim me llamó la atención por dos motivos. Uno, porque inmediatamente después de ver esos dos puntos con siete rayas justo encima del texto dije "Jeep". Dos, porque el eslogan resultaba más complaciente para publicitarios, copys, dircoms y demás, que para el público general. Eso sí, no puedo negar que me atrae el poder que tienen las marcas sobre todo cuando de forma tan sintética te trasladan a su universo (y Jeep ha sabido utilizarlo). Están entre nosotros. Las tenemos interiorizadas.

En busca de la respuesta. ¿Cuándo? ¿En qué momento se convierten en icono? ¿Está Jeep forzando dicha "transformación" o simplemente han puesto sobre la mesa algo que es evidente? Hay quien dice que las marcas mueren para reencarnarse en iconos cuando "han calado en la conciencia popular y se convierten en patrimonio público", una transformación que puede llegar a resultar "contraproducente, si la marca queda desvinculada del producto, por ejemplo, el Toro de Osborne". Más opiniones. Para Douglas B. Holt las marcas-iconos son aquellas que "forjan una profunda conexión con la cultura" (branding cultural). Representan estilos de vida, mitos sobre los cuales se asientan modelos de conducta.

Pero ¿seguirá siendo igual en la era del socialmedialismo? ¿Qué tipos de marcas podrían convertirse en iconos si hasta los individuos son representantes de su propia marca personal?

2 comentarios:

Pablo dijo...

Está muy bien la valla, Diego! Es la perfecta antítesis de la que comento en mi blog, porque la de Jeep es limpia, concisa e impactante. Menos es más ;)

Lalo dijo...

La verdad es que hoy vi un jeep por la calle con ese mismo eslogan pintado. Mi primera pregunta fue: ¿Que esta anunciando? En el coche solo estaba el eslogan, y mi primera respuesta fue: sera una agencia que se hace publicidad. No habia ningun logo, ni ninguna web en el coche. Por lo tanto me fije en la marca del coche y presumí que se trataba de una campaña para jeep. Como diseñador creo que la campaña es deficiente, ya que tuve que entrar en internet para confirmar mis sospechas, y dudo de que un consumidor cualquiera se moleste en investigar como hice yo...